Los ‘Premios a la Acción Climática Mundial’ cumplen una década galardonando iniciativas contra el cambio climático que pueden ser replicables en todo el mundo.

Ganadores premio ok

Más de una decena de iniciativas de todo el mundo han sido reconocidas con los ‘Premios a la Acción Climática Mundial’ de las Naciones Unidas en el marco de la COP26. Esta iniciativa premia ejemplos prácticos y replicables que se llevan a cabo en todo el mundo para hacer frente al cambio climático en tres categorías: neutralidad climática, financiación de inversiones respetuosas con el clima y liderazgo.

Creados hace una década, la cancelación de la COP26 el pasado año debido a la crisis sanitaria mundial provocó que la entrega de premios de los ganadores del 2020 se haya postergado hasta hoy, con la organización de un par de eventos que han mostrado proyectos que están llevando a cabo ciudades, sociedad civil, empresas y gobiernos para abordar el cambio climático, teniendo en cuenta su aporte en el campo de la innovación, la igualdad de género y la creación de oportunidades económicas. 

Entre las iniciativas ganadoras destacan el programa de pagos por servicios ambientales de Costa Rica, el primero de este tipo tanto en el país como en la región; el primer y único hotel del Caribe, situado en Aruba, en conseguir la certificación de carbono neutro; el aeropuerto internacional de Dallas Forth Worht, que es el primer aeropuerto de huella carbono de Estados Unidos; así como el servicio financiero de la red de ciudades C40, que ha facilitado la creación de la avenida ciclista ‘Quinto Centenario’ en Bogotá (Colombia). 

El evento de hoy precede a la entrega de premios de mañana en la que se reconocerán a los ganadores de este año, entre los que destaca, en el ámbito latinoamericano, el primer plan de acción climática a nivel metropolitano de México. Otras iniciativas relevantes son la primera comunidad insular renovable en el mundo, situada en Dinamarca, así como una plataforma de crowdfunding del Reino Unido que permite apoyar al desarrollo de la energía solar doméstica en África subsahariana o la ciudad de París por su compromiso de ser carbono neutral en 2050.