La jornada de hoy lleva a la reflexión sobre una de las consecuencias más brutales del cambio climático que se ha acentuado durante el último año: los eventos meteorológicos extremos.

 Loss and damage 2

“Desde inundaciones en Europa Central y China, incendios forestales en América del Norte y Australia, a lo que algunos han descrito como la primera sequía inducida por el clima del mundo en el sur de Madagascar. Ningún lugar es inmune al cambio climático y es precisamente por eso que debemos unirnos para forjar un acuerdo global aquí en Glasgow, respondiendo a las necesidades de adaptación que son vitales”, dijo el presidente de la COP26, Alok Sharma, en la rueda de prensa del día dedicado a la adaptación, las pérdidas y los daños. Una jornada que pretendía poner el foco en aquellas naciones y comunidades más vulnerables al cambio climático.

Sharma reconoció la dificultad de llegar a acuerdos en estos puntos que empiezan a negociarse esta semana. “Encontrar un consenso no será sencillo, pero el progreso logrado la semana pasada demuestra que existe un espíritu constructivo entre los negociadores”, consideró. “Los países asumieron compromisos que ayudarán a proteger nuestro planeta, pero deben cumplirse y justificarse”, agregó. 

Por este motivo, tras presentar el plan de trabajo en la sesión plenaria informal de balance, también anunció emparejamientos ministeriales sobre temas clave como adaptación, pérdida y daños, finanzas, artículo 6 sobre mercados de carbono y transparencia, entre otros. 

Históricamente, las pérdidas y los daños se han considerado un tema polarizador. No obstante, ahora hay un reconocimiento práctico de que se necesitan acciones sobre este tema frente a los crecientes impactos”, declaró apuntando a la necesidad de que los países desarrollados y los bancos de desarrollo aumenten los niveles de financiación para la adaptación.

Además, en esta jornada se dieron a conocer distintas propuestas que pretenden contribuir a ello. Reino Unido anunció 290 millones de libras en nuevos fondos para la adaptación. Igualmente, Estados Unidos, Canadá, Suecia, Finlandia, Irlanda, Alemania, Noruega, Italia, Qatar, España, Suiza, Reino Unido y los gobiernos de Quebec y Flandes han comprometido 232 millones de dólares para el Fondo de Adaptación. 

Por otro lado, la campaña Race to Resilience reúne iniciativas que están fortaleciendo la resiliencia urbana, costera y rural de 2.000 millones de personas en todo el mundo. “Ha dado un gran paso adelante en la creación de conocimiento sobre dónde existe una mayor necesidad de desarrollar la resiliencia a los peligros climáticos. Sin embargo, no nos detendremos allí: los socios de esta propuesta han elevado su nivel de ambición y están implementando acciones hoy para construir la resiliencia de las comunidades para que puedan prosperar, no solo sobrevivir, frente a un clima cambiante", dijo Gonzalo Muñoz, High Level Champion de Chile para la COP25.