Muy pocos países latinoamericanos disponen de una estrategia para convertirse en carbono neutrales en 2050. No obstante, ésta es una de las herramientas que determina el Acuerdo de París. 

AccionClimatica

"El cambio climático nos obliga a pensar a 10, 20, 30 años”, dijo Rodrigo Rodríguez, secretario de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación de Argentina en un evento organizado por Libélula Instituto para el Cambio Global en el marco de la COP26 sobre la construcción de una acción climática a largo plazo. No obstante, “nuestros países no tienen una cultura arraigada de participación”, lamentó apuntando a que se trata de un proceso que “demanda diálogo y levantar la mirada” más allá del cortoplacismo que implican los mandatos gubernamentales. 

No obstante, existen bases sobre las que construir una estrategia 2050 regional. Entre ellas, un entendimiento común entre todos los países de la región sobre lo que significa el cambio climático. “América Latina ha sido incapaz de crear una visión conjunta a diferencia de lo que hace África”, dijo Manuel Pulgar-Vidal, jefe de Energía y Clima de WWF Internacional. “Unámonos como América Latina. Éste no es un debate ideológico, es un debate económico y político”, consideró recalcando que la falta de visión en este sentido puede implicar una pérdida de hasta el 25% del Producto Interior Bruto (PIB) en la región para 2050, según datos de la Comisión Económica para América Latina y El Caribe (CEPAL). 

Por este motivo, hizo un llamado a erradicar prácticas de deforestación y cambio del uso del suelo que “representan el 60% de las emisiones en muchos países de la Amazonía”, territorio en el que debe llevarse a cabo una “transición justa”. “América Latina tiene que salir de la trampa de los combustibles fósiles”, dijo apuntando a Venezuela, Colombia, Ecuador y Perú. 

Otra tarea pendiente de Latinoamérica es la realización de planes de adaptación en la región. Aunque son imprescindibles para conseguir financiamiento, sólo existen una treintena en todo el mundo; entre ellos, el peruano. “Posée 3 objetivos específicos, 13 acciones estratégicas y 92 medidas en 5 áreas temáticas”, detalló Alfredo Mamani, viceministro de Desarrollo Estratégico de los Recursos Naturales de Perú. 

Además de esta herramienta, el país también está trabajando en objetivos a largo plazo. “Aspiramos a construir un Perú resiliente al clima y carbono neutral al 2050”, dijo recordando que el país también cuenta con una Ley Marco sobre Cambio Climático. “Desde 2019 cuenta con arquitectura institucional y legal que respalda su acción climática”, dijo recalcando que este proceso se hizo a través de un proceso participativo. “No ha venido de arriba a abajo, sino que se ha construido de abajo a arriba”, subrayó. 

Marcela Jaramillo, representante de la 2050 Pathways Platform, alabó el hecho de que el país esté trabajando una estrategia al 2050 ya que ello “permite saber dónde estamos y qué tenemos que hacer para llegar ahí”. En este sentido, recordó el caso chileno que, para poner en marcha su apuesta de electrificación del transporte público, tuvo que llevar a cabo cambios regulatorios y superar así los obstáculos financieros que se presentaban para poder dar este paso.