Lleva 26 COP a sus espaldas, pero para René Castro, subdirector general de la FAO, ésta es diferente ya que hoy es necesario tomar de forma urgente tres grandes decisiones. La primera pasa por establecer soluciones a corto plazo basadas en la naturaleza, como la reforestación o la restauración de tierras degradadas. La segunda debe fijar mecanismos que permitan a los sectores más contaminantes –como el energético o el transporte– madurar y bajar sus emisiones de CO2 por unidad producida; un reto a largo plazo e intenso en capital. Por último, alcanzar un compromiso que lleve a cada Parte a colaborar de acuerdo con su capacidad y responsabilidad. Porque, como concluye, “nadie es tan pequeño ni tan grande como para que no pueda contribuir a una solución al clima”.