La jornada de hoy estuvo dedicada a discutir sobre cómo las finanzas públicas y privadas pueden liderar la transición hacia un mundo con cero emisiones y resiliente al clima

Finanzas 1 ok

“Para cumplir con los compromisos asumidos en el Acuerdo de París y mantener vivo el 1.5, necesitamos que los países desarrollados cumplan con las finanzas públicas y liberen los billones de dólares requeridos en inversión privada para crear un futuro neto cero y proteger vidas y medios de subsistencia de los efectos devastadores. del cambio climático", dijo el presidente de la COP26, Alok Sharma. 

Por este motivo, ministros de finanzas, instituciones financieras internacionales y el sector financiero se reunieron hoy para trabajar el flujo de las finanzas globales para la acción climática.  En este sentido, también se dieron a conocer nuevos compromisos para aumentar la financiación para ayudar a los países en desarrollo a hacer frente a los impactos del cambio climático. Entre estos destacan el de Noruega que triplicará su financiación para la adaptación, y los de Japón y Australia para duplicar su financiación para la adaptación, así como los de Suiza, Estados Unidos y Canadá por el Fondo de Adaptación. 

Por su parte, España así como Reino Unido, Japón, Australia, Noruega, Irlanda y Luxemburgo anunciaron compromisos para el financiamiento climático que se basan en el plan establecido antes de la COP26 para entregar los 100.000 millones de dólares por año a los países en desarrollo. En este sentido, hay que recordar que en el marco de las negociaciones que se están llevando a cabo en la cumbre se está discutiendo de un nuevo objetivo financiero global para reemplazar este objetivo por uno nuevo a partir de 2025. Igualmente, la Presidencia de la COP está rastreando los compromisos de financiamiento climático posteriores a 2020 de los países desarrollados en el sitio web de la COP26.
Finalmente, los Estados Unidos, La Comisión Europea y el Reino Unido también se comprometieron a trabajar en asociación con los países para apoyar una recuperación ecológica y resistente del COVID-19 e impulsar la inversión en infraestructura limpia y ecológica en los países en desarrollo.

Por otro lado, más de 450 empresas en 45 países comprometieron más de 130 billones de dólares de financiación privada para transformar la economía a cero neto para 2050, a través de la Alianza Financiera de Glasgow para Net Zero (GFANZ). 

"Necesitamos una transformación profunda de la economía y necesitamos el sector privado", dijo  la Secretaria Ejecutiva de la ONU para el Cambio Climático, Patricia Espinosa, que abogó por subirlo a bordo ya que con sus aportación "las soluciones pueden ser usadas más facilmente en diferentes países". En este sentido, alabó su interés al respecto ya  que "se ha visto un gran cambio del sector privado desde Madrid en las finanzas climáticas". "El riesgo climático es muy importante en su portafolio", agregó.  

Esta tendencia mundial difiere en América Latina ya que según una encuesta sobre cambio climático y sector financiero, llevada a cabo entre los 80 grandes bancos de la región, representando más de la mitad del capital financiero de la misma, "solamente un tercio de los bancos de la región incorpora riesgos climáticos en sus estrategias y operaciones", dijo Gonzalo Mañez, Coordinador Regional de Cambio Climático para América Latina y El Caribe de ONU Medio Ambiente, en el marco de una sesión organizada por Euroclima+.

Mañez consideró que ello se debe a la falta de visión a largo plazo que no contempla los impactos climáticos que van a tener en las finanzas de la región y alertó que "esta percepción errada del riesgo significa que cuando queramos intervenir, puede que sea demasiado tarde y puede que los impactos ya estén". 

No obstante, desde el Banco Interamericano de Desarrollo se están llevando a cabo diversos mecanismos para incluir esta perspectiva entre los que destacan una evaluación sobre la capacidad institucional y financiera de los gobiernos sobre los desastres naturales para ello han desarrollado un índice de capacidad gubernamental sobre ámbito así como una línea de crédito para tratar estos temas sin ningún tipo de coste que está siendo utilizada por una cuarentena de países, según explicó Juan Pablo Bonilla, Gerente de Cambio Climático.