El programa REDD+ permite la reducción de las emisiones debidas a la deforestación y la degradación de los bosques

REDD destacada

Los bosques tropicales almacenan 247.000 millones toneladas de carbono, el equivalente a diez veces las emisiones globales a lo largo de un año, según datos de la NASA. El programa REDD+ es una iniciativa de las Naciones Unidas que establece un sistema de créditos de carbono dirigido a que los países tropicales puedan proteger y conservar las reservas de carbono de esos bosques.

Bajo el marco de la Cumbre del Clima de Glasgow, el pabellón del Reino Unido acogió en su segunda jornada un panel de discusión sobre el impacto y potencial de REDD+ con varios líderes de comunidades indígenas de alrededor del mundo. Entre ellos estaba Dolores de Jesús Cabnal Coc, indígena maya y representante guatemalteca de la Red de mujeres indígenas sobre Biodiversidad de América Latina y El Caribe. Cabnal subrayó la importancia de la participación plena de los pueblos indígenas en la gestión de su territorio y recursos naturales, e hizo un llamado a los gobiernos nacionales para desarrollar un proceso de participación de forma que se respeten sus formas propias tradicionales de gobierno e interacción con la madre naturaleza en iniciativas globales de protección forestal.

Además, Cabnal y otros participantes comentaron la necesidad de fortalecer las capacidades de los pueblos indígenas para dialogar y tomar decisiones de alto nivel y participar en el diseño de las iniciativas que se desarrollan en sus territorios. Por último, enfatizaron la importancia de asegurar la titularidad comunitaria de esos territorios, para que las comunidades indígenas puedan recibir beneficios directos de REDD+ y continuar siendo guardianes de algunas de las mayores reservas de carbono mundiales.

Para cerrar el panel, Tuntiak Katan, representante ecuatoriano de la Coordinadora de las Organizaciones Indígenas de la Cuenca Amazónica, ofreció una visión más amplia de REDD+ y habló de sus esfuerzos para llevar la iniciativa más allá del carbono, hacia una gestión holística del territorio que tenga en cuenta otros valores de los bosques como la provisión de agua o la biodiversidad.

El desarrollo de REDD+ y su impacto en las comunidades indígenas va a verse afectado por las negociaciones en esta cumbre de Glasgow acerca del Artículo 6 del Acuerdo de París, que desarrolla las reglas para el establecimiento de mercados de carbono. Mañana martes -2 de noviembre- se espera un comunicado sobre un acuerdo global para frenar la deforestación que puede determinar el éxito de estos mercados y su contribución a mitigar la crisis climática.